Ruta Histórica Chañaral

Casa Carrasco

Historia y valor simbólico

La casa de la familia Carrasco es una construcción tradicional en madera levantada a principios de siglo XX. La historia cuenta que dos de las hermanas de la familia acostumbraban tomar el té en unos roqueríos del cerro. Luego de un tiempo, las hermanas comenzaron a remover parte de las rocas y las arenas del cerro, buscando darle al lugar un carácter más acogedor y formando de este modo una gruta improvisada. El espacio, construido primero con un fin recreativo, luego sería empleada en un contexto religioso, al ser llevada una imagen de la Virgen de Lourdes a la gruta. Por ello este espacio pasó a ser conocido como la “Gruta de la Virgen”.

La gruta, impulsada como tal gracias a la gestión del párroco Pedro Vega Gutiérrez, fue inaugurada el 8 de diciembre de 1935, en el Día de la Inmaculada Concepción, realizándose procesiones a partir de entonces hasta ese lugar.

Los favores solicitados son de todo tipo, y es posible ver en las placas y rogativas peticiones relacionadas con salud y bienestar familiar. Los principales devotos son habitantes de la misma ciudad, de fuerte acervo minero en sus orígenes e historia. Con el tiempo, se ha mejorado al acceso al lugar, especialmente para facilitar el tránsito de los peregrinos de mayor edad.

El inmueble es recordado por la comunidad porque en él funcionó la antigua botica de Chañaral.

El edificio, originalmente de dos niveles, se construyó totalmente en madera mediante el sistema balloon frame. Actualmente en desuso, el inmueble se encuentra en un estado de conservación de emergencia.